miércoles, 21 de marzo de 2012

Luz direccional - TUTORIAL

Buenas señores. Esta vez vengo con un pequeño tutorial que he empezado (o creado, según con qué ojos se mire) con idea de ayudar a un compareño de Los Pantanos de Moskagua respecto a la iluminación de una mini empleando luz direccional, y cómo no iba a compartirlo con los lectores y seguidores del blog.

Se trata de un tutorial básico y sencillo para aquellos que quieran iniciarse con la luz direccional y no sabían cómo o no se atrevían. Por supuesto hay muchos tutoriales en la web al respecto, y seguro que los hay mejores, pero quiero aportar mi granito de arena (o de pigmento) al tema, asique aquí que va mi aporte.

Lo primero decir sobre la luz direccional en una mini (ya sea cenital, a 45º, contrapicado...) es que nos ayuda a crearle un entorno, un ambiente lumínico, ideal para peanas escénicas o dioramas, donde se alcanza el culmen de las luces direccionales e incluso aparecen diferentes focos de luz, ya sean naturales (provocadas por el sol), o artificiales (generadas por una explosión, un hechizo, lámparas...)

Una vez dicho esto nos vamos al lío, y para ello empezaremos por seleccionar una mini. Yo he escogido la mini de Isildur, que la tenía en el estante cogiendo polvo, y ya la tenía previamente imprimada. Una vez seleccionada la mini, es hora de decidir dónde estará el foco de luz, y de qué forma incidirá esta sobre la mini. Yo he apostado por una iluminación sencilla, y he decidido que la luz incida desde la derecha, en un ángulo de unos 45º aproximadamente, para generar una luz más natural.

Una vez tenemos clara la dirección de la luz imprimaremos la mini. Para ayudar a los primerizos dentro de la pintura direccional utilizaremos un truco para facilitarnos la percepción de la luz y la sombra, por ello imprimaremos la mini en negro, cuidando que queden bien tapados los recovecos (si hace falta nos ayudamos de un pincel para cubrir las zonas donde el spray no llega).

Ya imprimada la mini procedemos a pulverizar una ráfaga de imprimación blanco sobre ella, desde el ángulo que hemos dedicido para la luz, y con una distancia ligeramente mayor para no saturar demaciado con el blanco. La idea es que la imprimación negra nos marque las sombras, mientras que la imprimación blanca nos señalará las zonas de máxima luz, así como las zonas de transición entre esta y la sombra.

Una vez aplicada la imprimación blanca, este es el resultado.

Como se puede ver queda una zona blanca que delimita la luz, y una zona de negro con las sombras, así como algunas zonas de transición. Teniendo las luces ya completamente marcadas y definidas, nos queda únicamente entrar al pintado de la mini. a la hora de pintarla, habremos de ir por selecciones de zonas, es decir, escoger una parte, y pintarla, sin perder las referencias.

En este caso yo he empezado por el faldón que cubre la cota de malla. es una zona grande y se prenta perfectamente para el ejemplo. En el momento de trabajar la sección seleccionada, hay quien apuesta por pintar toda la superficie seleccionada recordando la referencia de la luz, pero para quienes empiecen por primera vez con las luces direccionales recomiendo pintar las sombras, manteniendo el blanco de la imprimación de las luces, y una vez pintadas las sombras con su valor máximo, pintar las luces, y posteriormente, comenzar los degradados y transiciones de luz a sombra. Una vez pintada una zona el resultado es el siguiente.

Como ven, tenemos una zona donde golpea la luz con fuerza, una pequeña transición a la oscuridad y una de sombra absoluta donde prácticamente no llega nada de luz y seguimos manteniendo en el resto de la mini la dirección de la luz gracias a la imprimación blanca. El siguiente paso será escoger una nueva zona y proceder de la misma manera para seguir no perder en ningún momento la dirección de la luz. Además, con este truquillo nos garantizamos que aunque dejemos la mini parada hasta dentro de un tiempo, aún tenemos la dirección de la luz marcada, por lo que retomar el trabajo será más sencillo.

En escencia, este es el proceso (o uno de ellos) o directrices básicas que ayudan a aplicar luces direccionales. Actualizaré esta entrada con algunas fotos más en estos días conforme siga avanzando la mini (ya que la he empezado y no es entrada en detalles la termino jeje).

EDITO: 23/03/2012

Bueno, actualizo con el empujón que le he dado hoy a la mini de Isildur.

El siguiente paso que he dado ha sido pintar los ojos, para tenerlos ya listo y no olvidarme, y seguidamente la armadura. He decidido no complicarme mucho y he utilizado pinturas metálicas empezando metalizado bolter para las zonas de mayor oscuridad e iluminando con cota de maya y mithril conforme nos acercabamos a la luz. Además para ayudar a las transiciones y lograr mayor oscuridad en las zonas de sombra he trabajado con lavados de negro (black badab) en todas las zonas metálizas.

Como se puede ver, siempre sigo el mismo proceso. Elijo una zona, y la trabajo hasta dejarla lista, de tal forma que nunca pierda la relación de luz/sombra generada por las imprimaciones.

Lo siguiente ha sido pintar la cara y el cabello, así como completar la armadura. El rostro tiene una transición más sutil como nos había marcado la base, por lo que la transición de la luz desde derecha a izquierda es más suave, y donde mayor sombra cae es hacia arriba, hacia la frente, debido al volumen del casco. La corona del caso en lugar de usar dorado (porque se me ha secado) la he pintado con los mismos amarillos que el reborde del faldón, pero añadiendo una luz más con blanco.

Básicamente lo que hago es repetir el proceso de aplicación de sombra + luz + transición en cada nueva zona que escogo, teniendo en cuenta siempre los valores máximos del color que aplico en sombra absoluta y en luz. Con esto ya sólo queda la espada, las botas, vaina, cinturón y peana.

Espero poner el broche final a lo largo de la tarde o del finde.


Un saludos, y espero que les sea provechoso ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...