miércoles, 14 de diciembre de 2011

Condes Vampiros VS. Reyes Funerarios

Este domingo hemos retomado el warhammer fantasy con una partidita a 1000 puntos entre Condes vampiros de Santi y Reyes funerarios míos. La partida, al igual que con la anterior de 40k, a pocos puntos, para ir haciéndonos con el reglamento con más facilidad, aunque con el enfrentamiento de dos ejércitos que no abandonan sus filas la psicología iba a quedar en el tintero jeje. A continueación "pequeño" informe junto a fotos del final de cada turno en conjunto.

El escenario que tocó jugar fue línea de batalla y la escenografía fue la siguiente: Una población del orden (2 edificios y 3 obstáculos), un pilar maldito, dos laderas pedregosas, un yunque de Vaul, un bosque misterioso, un baluarte bendecido, unas ruinas arcanas, y un ídolo de Gorko.

El primer turno corrió de mano de los Funerarios que avanzaron muy poco su línea para tener mejor disparo. En la fase de magia el Sumo sacerdote lanzó sobre los arqueros el justo castigo de Ptra, y sobre los guerreros esqueletos las espadas malditas de Djaf y la protección de neru demostrando así su superioridad mágica al general vampírico. En la fase de disparos los arqueros cubrieron el cielo de saetas que descendieron acabando con media unidad de zombies.

Los vampiros por su parte marcharon con todas sus unidades, mientras el Varghulf corría veloz para cazar el flanco de los funerarios. En la fase de magia nada notable, los vientos de la magia no estuvieron a favor de las fuerzas de Sylvania. El vampiro trató de levantar una unidad nueva de zombies pero perdió la concentración y no fue capaz de invocarla. Por su parte el nigromante traba de recuperar bajas en los zombies pero todo fue dispersado por el sumo.

En el turno dos de los funerarios los acechantes sepulcrales (representados por los carros) emergieron de la arena detrás del varghulf. El resto del ejército permaneció inmóvil. En la fase de magia el sumo sacerdote trató de lanzar el justo castigo de Ptra una vez más sobre los arqueros, pero perdió la concentración y no fue capaz de lanzar nada más ese turno. En disparos, los arqueros eliminaron una fila adicional de zombis y los acechantes causaron 18 impactos en el varghulf causando 6 heridas. Lastimosamente su regeneración le permitió salvar 3, por lo que sobrevivió al turno.

En el turno vampírico la bestia cargó contra el flanco de los arqueros (atravesando así parte del bosque, descubriéndose de este modo un bosque sangriento), y el resto del ejército marchó. En la fase de magia el vampiro comenzó a murmurar el conjuro que le permitiría aumentar la unidad de necrófagos más allá de su número inicial gracias a su poder vampírico. El hechizo fue lanzado con fuerza irresistible pero algo salió mal, y el poder que manejaba era superior a lo que podía controlar y sufrió las graves consecuencias de su disfunción sufriendo él, y media unidad de tumularios un impacto de fuerza 10, para ser luego arrastrado al Reino del Caos. Como consecuencia, el ejército comienza a deshacerse en polvo, no sin antes haber aumentado en UNO!!!!, SI SEÑORES UNO!! La unidad de necrófagos de la cripta. El nigromante alzó algún que otro zombie en la unidad que iba cayendo mella de los disparos. Al final de su fase de magia había perdido su general, media unidad de tumularios, muchos zombies, y unos cuantos necrófagos. Partida de cara para los RF.

El combate entre los arqueros y el Varghulf se decantaba a favor de este último por muy poca diferencia. Los arqueros se reagruparon tras un chequeo de Liderazgo encarándose a la bestia aumentando así su número de filas, confiando en poder ganar en la siguiente ronda por resolución y causar así la última herida que le quedaba al engendro vampírico. Gran error ese exceso de confianza porque no acabarían con él tan fácilmente.

El turno 3 de los funerarios continuó manteniendo los esqueletos en su posición y avanzando con los acechantes encarándose hacia los zombis para convertir algunos en hermoso granito. La fase de magia fue prácticamente nula. Los vientos de la magia no fluían con fuerza ese turno (generándose 4 dados para lanzar y 2 para dispersar si no recuerdo mal). El sumo sacerdote quiso potenciar su unidad y ejecutó nuevamente el justo castigo, pero el nigromante fue hábil, y logró una dispersión irresistible, facilitando así el combate a favor de los suyos. En disparos los

Acechantes causaron nuevamente 18 impactos a los zombis, acabando con la mitad de los restantes (7 u 8 bajas si no recuerdo mal). El Varghulf volvió a ganar el combate, esta vez gracias a 5 impactos adicionales de su golpetazo atronador (el turno anterior había causado 1 solo) por lo que el plan de ganar por resolución comenzó a desvanecerse.

El tercer turno vampírico comenzó algo mal. Los zombis restantes se desvanecieron, los tumularios seguían cayendo tras la muerte de su general, y los necrófagos veían igualmente reducido sus efectivos antes de lanzarse a la carga contra los esqueletos. En la fase de magia, todas las invocaciones fueron dispersadas salvo una con la que logró recuperar alguna herida a los tumularios. En el combate, los arqueros seguían perdiendo heridas por resolución, y el varghulf salvaba las pocas heridas que estos le colaban. Los necrófagos contaban con ataques mágicos y flamígeros por estar dentro del radio de acción del yunque de vaul, pero optaron por atacar a la unidad (el príncipe portaba la gema matadragones jijiji) eliminando a 8 de ellos. Pero los esqueletos eran más numerosos, y armados con sus lanzas hicieron la voluntad de su príncipe ganando el combate. Tras la resolución sólo quedaban 5 necrófagos en su frente.

Cuarto turno de los funerarios, y los acechantes avanzaron a través del bosque. En magia el sumo sacerdote entona sus encantamientos de las espadas malditas y protección de Neru (protección que luego olvidaría utilizar jaja) así como el castigo de Ptra. Este último dispersado por el nigromante. Pero gracias a los otros recuperaba efectivos caídos en las resoluciones anteriores. Los necrófagos fueron aniquilados en combate sin causar baja alguna sobre los esqueletos y los arqueros contaban cada vez con menos opciones de ganar por resolución. Ahora aguantaban para recibir apoyo mientras el ejército enemigo se desmoralizaba.

Los tumularios sufrían unas pocas bajas más por la pérdida del general al comienzo de su turno y cargaban al combate para tratar de eliminar al general enemigo. En magia el nigromante consiguió reanimar algunos miembros más en su unidad tumularia. Los tumularios causaron dos heridas a los esqueletos, reduciendo su armadura gracias a su fuerza 4, pero los guerreros esqueletos no fallarían la voluntad de su señor y salvarían ambas heridas con sus respectivos 6’s. El príncipe funerario no lograba impactar a su enemigo, pero los esqueletos colaban alguna herida a sus rivales para ganar el combate, no obstante no las suficientes como para aniquilarlos en esa misma ronda. Los esqueletos volvían a perder el combate, pero se mantenían reacios a desaparecer. (Tras este turno recordé que la unidad del hierofante gana regeneración de 6, un poco tarde jaja).

El quinto turno funerario resultó ser el último. Los acechantes cargaron a la retaguardia de los tumularios. En magia, el hierofante lanza varios hechizos de potenciación para recuperar heridas perdidas anteriormente a los arqueros. El combate contra los tumularios se resuelve con la completa destrucción de los mismos y la muerte de su nigromante, quedando los esqueletos y los acechantes encarados hacia el combate del Varghulf y los arqueros (combate eterno). Este combate se resuelve por fin a favor de los arqueros, logrando que la enorme bestia parda falle al fin una de sus regeneraciones y sufriendo de este modo la última herida que le restaba desde el turno dos (maldito bicho >_<).

Los defensores de Nehekhara habían logrado repeler a las fuerzas de Sylvania una vez más. Pero es una victoria que no saborearán mucho tiempo, pues el enemigo se retuerce en su tumba planeando un nuevo asalto. Esperemos que la próxima no explote nadie y sea más reñida jajaja.

Un saludo.

1 comentario:

  1. Eres un crack, buen informe de batalla.
    La partida se puso de cara para los Funerarios al petarle en el turno 2 la cabeza a mi Vampiro, la próxima el ejercito de las tinieblas de Silvania se tomará su venganza.

    Santi

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...